Visitaremos a PPK y llevaremos nuestras propuestas programáticas

Verónika Mendoza dice que el Frente Amplio no hará oposición obstruccionista y puede llegar a acuerdos por el país.

0814

La lideresa del Frente Amplio, Verónika Mendoza, aclara que su principal interés es el Perú y por eso hizo campaña contra Keiko Fujimori y pidió votar por Pedro Pablo Kuczynski en la segunda vuelta. Asegura que en el nuevo panorama político, también actuará pensando en el bien del Perú.

Indicó que pronto visitará a PPK para saludarlo cordialmente por el triunfo y le llevará las propuestas del Frente Amplio a fin de llegar a algún consenso sobre temas como la lucha frontal contra la corrupción, por ejemplo.

Verónika Mendoza y el Frente Amplio

—¿Visitará el Frente Amplio a PPK para saludarlo por el triunfo?
—Lo haremos pronto. Pero antes expondremos al país cuales son nuestras propuestas fundamentales y estás propuestas fundamentales las llevaremos a PPK para buscar algún consenso, siempre pensando en el país. Nosotros no seremos una oposición obstruccionista y siempre hemos actuado pensando en los intereses del país y así continuaremos.

—¿Entonces eso quiere decir que participará de alguna manera en el gobierno?
—Para que quede absolutamente claro: nuestra posición orgánica como Frente Amplio es no participar bajo ninguna condición en el gobierno del señor Kuczynski y eso porque nuestros programas y visiones políticas difieren radicalmente. No tendría sentido, no sería coherente de nuestra parte participar en el gobierno. Lo más honesto es mantenernos como oposición. Ahora cuando decimos oposición, esto no significa que vamos a oponernos por oponernos a todo ni obstruir algunas políticas y normas favorables para la gente. Por eso le llevaremos nuestras propuestas principales. No vamos a esperar qué va a hacer el gobierno sino se trata también de ser propositivos. Seremos vigilantes, fiscalizadores y propositivos.

—¿Qué temas le expondrá a PPK?
—Lo detallaremos el miércoles, punto por punto. Pero adelanto, todo lo que tiene que ver con la lucha frontal contra la corrupción. Por ejemplo, la muerte civil para las autoridades y funcionarios que hayan cometido un delito de corrupción; la imprescriptibilidad de los delitos de corrupción; la autonomía plena de las procuradurías del Estado. Hay algunas de nuestras propuestas que fueron recogidas por el equipo de PPK. Si él las mantiene y las impulsa, en este caso seremos aliados. Si no lo hace, nosotros tomaremos la iniciativa desde el Parlamento. Bueno, también le plantearemos el gran tema de la defensa de los trabajadores y la urgencia de impulsar la diversificación productiva que permite generación de empleo.

—¿Qué opina sobre esta ola de que todo el mundo espera disculpas?
—Luego de la segunda vuelta, en muchas fuerzas políticas, incluida la bancada del futuro gobierno, se ha hablado mucho de un voltear la página. Creo que hay que tener cuidado. Yo sí creo que es importante bajar el tono de la campaña electoral y dejar de lado los eventuales agravios; pero eso no quiere decir que vamos a dejar todo en una especie de halo de impunidad, es decir, no podemos sostener que aquí no pasó nada y que todo lo que se dijo en campaña fue parte de una estrategia electoral. No. Por lo menos de nuestra parte, cuando hablamos, por ejemplo, de los vínculos del fujimorismo con el narcotráfico se trata de una preocupación real y genuina. No es un tema de estrategia comunicacional o de campaña. La gobernabilidad no puede ser pretexto para que se apañen los unos a los otros; y si hay gobernabilidad y diálogo está muy bien; pero tiene que ir de la mano con la lucha contra la corrupción.

—Usted ha dicho que PPK y Keiko se parecen demasiado. ¿Cree usted que en este nuevo escenario el fujimorismo trate de desestabilizar al nuevo gobierno o cree que llegarán a algún consenso, por ejemplo, en el campo económico?
—Bueno, en este momento es incierto. Si bien es cierto las propuestas programáticas de ambos, por lo menos en el campo económico, han coincidido es verdad también que la actitud del fujimorismo luego de la segunda vuelta ha sido muy confrontacional. Yo no sé si se trata solamente de un posicionamiento post segunda vuelta que luego se irá diluyendo o si ya hay una decisión política de sabotear al gobierno o confrontar al gobierno con el ánimo de fortalecerse como alternativa política.

PPK Y EL INDULTO

—Al referirse a Alberto Fujimori, PPK dijo que si el Congreso da una ley genérica para que gente en su condición cumpla el final de su sentencia en su casa, lo firmaré. ¿Qué opina sobre esto?
—Yo creo que debiera ser mucho más claro. Por un lado, dijo que de ninguna manera le daría un indulto a Fujimori y en esto estoy de acuerdo con él. Creo yo que es lo que corresponde por memoria, por dignidad y por legalidad. No cabe el indulto para él, salvo por condiciones humanitarias estipuladas por las leyes. Sin embargo, PPK abre la posibilidad de una norma a favor de él y es muy incongruente porque con esa norma Abimael también podría cumplir arresto domiciliario. ¿De qué estamos hablando? Me parece que quiere lavarse las manos sobre ese tema y tirarle la pelota al Congreso. En estos temas, por más controversiales que puedan ser, un presidente de la República tiene que sentar posición de manera clara. Por ejemplo, el Frente Amplio dice claramente que Fujimori debe cumplir la condena y no cabe el cambio de régimen.

—PPK usó prácticamente el lenguaje de los opositores en Venezuela para hablar de la crisis en el país de Maduro. ¿Cree usted que un presidente electo de un país puede expresarse de ese modo o debe tener cierta moderación?
—Yo creo que dada la grave crisis que está afrontando el hermano pueblo venezolano sí es importante que, con una vocación democrática, organismos como UNASUR y la OEA, puedan ayudar a abrir espacios de diálogo para contribuir a que la crisis se resuelva mediante el diálogo respetando la soberanía del pueblo venezolano. Ahora bien, un presidente de la República tiene que tener mucho tino para que con sus declaraciones no le eche más leña al fuego sino contribuyan a resolver la situación. Por otro lado, yo espero que, así como el señor Kuczynski y otros pueden expresar preocupación por los derechos humanos y eventualmente sobre la criminalización de la protesta en Venezuela, también deben pronunciarse sobre nuestra realidad. Yo espero que en el nuevo gobierno no veamos reproducirse situaciones de protesta, represión, violencia, criminalización de la protesta y muertes. En este gobierno hay 63 muertos por conflictos sociales.

—El fujimorismo le ha puesto la puntería.
—Yo lamento mucho que el fujimorismo, después de la segunda vuelta, alegue odio. No odiamos. Amamos profundamente al Perú. En segunda vuelta, hicimos memoria de lo que ocurrió, de lo que pasó durante la dictadura de la que Keiko fue parte y alertamos sobre los peligros para nuestro país con un poder absoluto a manos del fujimorismo. Le exigimos un claro deslinde con el narcotráfico y la corrupción y eso no ha ocurrido. Nosotros seguiremos diciendo las cosas como son. Si el fujimorismo no es capaz de deslindar con el narcotráfico habrá que denunciarlo y exigir investigación. Al fujimorismo hay que combatirlo y denunciarlo con claridad sin miedo ni ambigüedades.

—¿Cree usted que Keiko postulará nuevamente a la presidencia de la República?
—Yo creo que no. Porque después de dos derrotas sucesivas, después de haber invertido millones, después de haber tendido todo un aparato con operadores a nivel nacional, yo creo que cualquier partido normal decide por otro candidato. Pero en realidad no se puede saber qué ocurrirá en el fujimorismo.

—¿Entonces el candidato sería Kenji?
—Por eso digo, es difícil ponerse en la perspectiva del fujimorismo. Bueno, es posible que el deseo de Keiko sea postular de nuevo; pero la lógica nos dice que si un candidato como Keiko, con todos los millones, fracasa una y otra vez, se cambia de postulante. Pero hay tantos intereses familiares, económicos y, no sé cómo decirlo, también hay vínculos criminales.

GARCÍA Y BARNECHA

—Los excandidatos Alan García y Alfredo Barnechea han sido neutrales en esta segunda vuelta. ¿Cuál es su opinión?
—No estoy tan segura de que García ha sido neutral. Yo creo que apoyó a Keiko. Pero hubo gestos dignos en el Apra, por ejemplo, la Juventud Aprista respaldó a PPK. Ahora, sobre la pretendida neutralidad de Barnechea debo decir que lo lamento mucho porque esperaba un poco más de él.

—Pero usted se demoró para ser explícita en llamar al voto por PPK, es más no dijo “votemos por PPK” ni “marcar por PPK” sino marcar el símbolo, es decir, dijo: Lo único que queda es “Marcar PPK”.
—En el Frente Amplio hemos sido, desde el principio, absolutamente claros y transparentes en nuestra posición de cara a la segunda vuelta. Al día siguiente de la primera vuelta, dijimos que seremos oposición en cualquiera de los escenarios y que íbamos a hacer lo que estaba a nuestro alcance para cerrarle el paso al fujimorismo y eso hicimos por todos los medios posibles y en todos los lugares donde pudimos llegar. El elemento nuevo de nuestra campaña contra el fujimorismo, a pocos días de la segunda vuelta, cuando Keiko estaba con una ligera ventaja fue decir que la única opción era “marcar PPK” porque un voto blanco o viciado favorecía a Keiko. Fuimos claros y consistentes.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.